EL CULTIVO DEL AGUACATE - Clima

Resultado de imagen para aguacate arbol   Resultado de imagen para aguacate arbol

GUÍA TECNOLÓGICA SOBRE
EL CULTIVO DEL AGUACATE
Clima
La temperatura, la humedad ambiental, las precipitaciones, la luminosidad y los vientos son los aspectos fundamentales que se condicionan actuando mutuamente como limitantes.
a) La temperatura, es importante para el cultivo según el origen de la variedad o grupo híbridos. Las temperaturas límites de 0ºC50 ºC indican el límite en que la planta no muere, pero sufre serios daños en ramas, hojas, flores y frutos. Si durante la floración la temperatura baja a menos de 13°C no se produce ninguna fructificación. Temperaturas superiores a los 40°C provocan deshidratación floral y del fruto. Cuando se presentan días calurosos y fríos durante la floración el resultado es una fructificación anormal muy baja.
b) La humedad influye en la calidad del fruto y en la sanidad de la parte aérea del árbol.
Un exceso de humedad induce a la presencia de enfermedades en hojas, tallos y frutos. Se estima un 60% de humedad como óptima.
c) Lluvias regularmente distribuidas, es la condición ideal, aunque no es recomendable durante el período de floración. La República Dominicana disfruta de tres zonas con pluviometría abundante para producir aguacate sin instalaciones especiales de riego que son: Altamira, (Puerto Plata), Loma de Cabrera, (Dajabón); Elías Piña (Sierra de Neyba); y el Distrito Nacional (sí hay un buen drenaje).
d) La luminosidad garantiza la calidad del fruto. Las ramas muy sombreadas no fructifican convirtiéndose en ramas parasitarias, por esta razón, la poda controlada es muy importante. Un exceso de luminosidad produce quemaduras en el fruto y las ramas.
e) El viento frío o caliente puede afectar la floración y fructificación, además de presentar problemas de rotura de ramas y de plantas jóvenes. Es importante colocar cercas vivas para reducir la acción dañina del viento.
El clima en las principales zonas cultivadas de aguacate es adecuado para lograr un buen desarrollo. Sin embargo, los diferentes cultivares, incluyendo los criollos, muestran un comportamiento bien diferenciado. Se pueden observar criollos que florecen y cuajan frutos desde 300 m sobre el nivel del mar hasta los 800 msnm en Calimete (Elías Piña), pero a mayores alturas, hasta los 1,600 msnm se desarrollan árboles altos y frondosos pero que no fructifican. Al contrario, en la misma zona, el cultivar Hass produce frutos pequeños bajo los 600 msnm y de 700 a 1,600 msnm produce frutos de tamaño normal.
A mayores alturas se han confrontado dificultades que pueden estar ligadas a la composición y profundidad del suelo y al efecto de fuertes vientos.
En las zonas bajas, especialmente en la línea noroeste, el efecto de las altas temperaturas sobre la floración y fructificación deben combatirse con frecuentes y abundantes riegos.
Zonas con un buen diferencial de temperatura díanoche, como las de Guananico,
Bajabonico y San José de Ocoa, favorecen la fructificación y el buen desarrollo de los frutos.
Equipos
Dependiendo del sistema de explotación, las facilidades en la localidad y las condiciones del terreno donde se vaya a establecer el huerto de aguacates, serán necesarios diferentes equipos y maquinarias. Generalmente, las zonas con pluviometría adecuada en nuestro país están situadas en montañas donde los terrenos tienen pendientes acentuadas, que si bien favorecen el drenaje, también favorecen la erosión y dificultan el empleo de maquinarias y equipos. En algunos casos la presencia de arroyos y ríos favorece el uso de sistemas de riego durante los períodos de sequía, pero las demás labores no se pueden realizar con equipos de alto rendimiento y bajo costo.
En las zonas bajas con pluviometría adecuada (Región Este y Cibao Central), los suelos son generalmente muy arcillosos y con dificultades de drenaje siendo necesario ubicar terrenos (Línea Noroeste y Región Sur) con baja pluviometría, pero con buen drenaje y facilidades para la mecanización y el manejo apropiado de la cosecha.
Exigencias del Fruto:
Agua:
El agua es el principal componente del fruto. En la mayoría de las especies vegetales va de 50 a 90% y en el aguacate es del 70 % a la madurez.
La falta de agua provoca reducción del tamaño de los frutos hasta la caída y pérdida de la cosecha. Un exceso de agua en el suelo conduce a la asfixia radicular, razón que hace evitar suelos con poco drenaje o muy arenosos.
Nutrientes:
Son básicos, el nitrógeno por su influencia en el desarrollo y el potasio por su incidencia en la calidad del fruto. El nitrógeno ayuda al cuajado de la flor, al desarrollo y a la permanencia del fruto en el árbol.

Fuente: GUÍA TECNOLÓGICA SOBRE
EL CULTIVO DEL AGUACATE
Autores
Ing. Agrón. Sixto Ml. Bisonó Pérez
Ing. Agrón. José R. Hernández B.

Entradas populares de este blog

CULTIVOS HIDROPONICOS BOLSAS PLÁSTICAS LARGAS

Enfermedades en el cultivo de la Pitahaya