Jose Arcesio en Dailymotion y Youtube

Cultivo sin Suelo de Hortalizas Manejo de la Solución Nutritiva

Cultivo sin Suelo de Hortalizas
Manejo de la Solución Nutritiva
La solución nutritiva, depende principalmente del cultivo, estado fenológico, de la calidad del agua de riego y de las condiciones meteorológicas.
Una vez establecida la solución nutritiva en un cultivo, las variaciones son mínimas y la posible variación de la concentración de los iones estará sujeta a los posibles desajustes detectados tras un análisis del drenaje, que es conveniente realizarlo en diferentes estados del cultivo, como pueden ser: periodo de cuajado, engorde de frutos y recolección.
Durante los dos primeros meses de cultivo es difícil encontrarnos niveles de CE elevados en el drenaje, puesto que es a partir de ese momento cuando empiezan a producirse acumulaciones de sales en el sustrato. Durante esos primeros meses en los que los riegos no son abundantes y la renovación de la solución nutritiva en el sustrato es menor, se pueden producir reacciones e interacciones con el sistema radicular de la planta, encontrándonos en el drenaje niveles de pH superiores a 7 e incluso 8, aun regando con una solución nutritiva de pH 5,5. Durante ese período es importante aportar los microelementos en forma quelatada y el Fe++ incluso con complejo en forma de EDDHA, que permite una mayor estabilidad e impide la formación de precipitados insolubles.
Podemos encontrar tablas que nos ayudan a interpretar los análisis de drenaje para cada uno de los cultivos.
Los valores de CE en drenaje podrán ser entre 0,5 a 1,5 mS/cm superior al de la solución nutritiva de entrada. Bajo un correcto manejo, debemos evitar las oscilaciones bruscas de CE en drenaje, tal y como se indica en el punto anterior, así como de la CE y el pH de la solución nutritiva.
Durante un mismo día, sujetos a las diferencias de luminosidad, podemos modificar ligeramente la CE de entrada entre 0,2 a 0,5 mS/cm, intentando mantener la CE del drenaje dentro de los niveles aconsejados, evitando variaciones bruscas. Esta forma de trabajar nos permite anticiparnos realizando un manejo más racional y equilibrado.
Las soluciones nutritivas, se van a modificar en función de los resultados de los análisis del agua de drenaje.
En general se puede decir que podemos encontrar concentraciones menores en drenaje de K+,
H2PO4 - y Mn con concentraciones entre un 50 a 100% de la de entrada. Concentración semejante en NO3-, concentración entre 100-150% en Ca++, SO4=, Fe, Cu y Zn, concentraciones entre 100-200% en B, entre 100-300% en Mg++ y los niveles de Cl- y Na+ en drenaje cuanto más bajo mejor.
Programación y Automatización de los Riegos
La programación de los riegos está basada en la dotación y la frecuencia, para lo cual disponemos de programadores de riego más o menos sofisticados, así como señales externas que terminan definiendo distintos tipos de programación de riegos.
La dotación se puede automatizar por volúmenes, mediante contadores de riego automáticos. El otro sistema es por tiempo, que es el más económico y el más extendido, nos permite conocer el volumen aportado a partir del caudal de funcionamiento de la instalación.
La frecuencia de riego es la más difícil de ajustar y para ello, podemos encontrar desde sistemas y programadores de riego muy sencillos, hasta tecnología muy sofisticada y de aplicación reciente.
Fuente: Cultivo sin Suelo de Hortalizas
Aspectos Prácticos y Experiencias
Carlos Baixauli Soria

José M. Aguilar Olivert

Cultivo de piña Exigencias de calidad


Cultivo de piña
Exigencias de calidad
A continuación una tabla que presenta las características de calidad más sus valores mínimos y máximos que suelen exigir tanto autoridades como importadores.
Aquí también los exportadores e importadores pueden convenir propios valores mínimos y máximos, siempre que éstos no atenten contra las normas legales.
Características de calidad Valores mínimos y máximos
Sabor y olor Específico de la variedad, aromático, fresco, no fermentado
Pureza Libre de agentes externos como p.ej. arena, piedrecillas, insectos, etc.
Contenido hídrico Máx. 18%
Coeficiente aw 0,55 - 0,65 (a 20º C)
Residuos
Pesticidas No detectable
Óxidos de azufre   No detectable
Bromuro y óxido de etileno  No detectable
Microorganismos
Cantidad total de gérmenes Máx. 10.000/g
Levaduras Máx. 10/g
Mohos Máx. 10/g
Stafilococcus aureus Máx. 10/g
Coliforme Máx. 1/g
Escherichia coli  No detectable en 0,01g
Enterococcos  No detectable en 1 g
Samonelas  No detectable en 20 g
Micotoxinas
Stafilococcus enterotoxin No detectable
Aflatoxina B1 Max. 2mg/kg
Suma de las aflatoxinas B1, B2, G1, G2 Máx. mg/kg
Metales pesados
Plomo (Pb) Máx. 1,25 mg/kg
Cadmio (Cd) Máx. 0,125 mg/kg
Mercurio (Hg) Máx. 0,10 mg/kg
Tanto para satisfacer las exigencias de calidad como para evitar la contaminación de la fruta deshidratada, su procesamiento se efectuará en condiciones de salud e higiene impecables. A continuación algunas recomendaciones al respecto:
El equipamiento (recipientes de lavado, cuchillos, etc.), las superficies de faeneo y secado (rejillas, esteras, etc.), almacenes y demás dependencias serán objeto de limpieza con regularidad.
El personal trabajará en buen estado de salud, tendrá a disposición instalaciones que le permitan no sólo mantenerse limpio, lavarse las manos (lavatorios, inodoros, etc.), portará también ropa de trabajo limpia y que sea lavable.
El agua que se emplea para el lavado bajo ningún punto de vista podrá contener heces fecales ni otros contaminantes.
Ni animales ni su excremento podrán entrar en contacto con el producto. Si las frutas se secasen al aire libre, se instalarán verjas o redes de contención alrededor de las rejillas de secado para lograr protección ante animales rondantes o pájaros.
Fuente: Agricultura Orgánica en el Trópico y Subtrópico
Guías de 18 cultivos Piña

© Asociación Naturland - 1ª edición 2000

Cultivo sin Suelo de Hortalizas Cuarto período,

Cultivo sin Suelo de Hortalizas
Cuarto período, que corresponde a la noche, la planta disminuye notablemente su actividad con evapotranspiración muy baja, en este período generalmente no se riega, reduciéndose el nivel de humedad en el sistema radicular y permitiendo así su oxigenación. El riego nocturno se justifica en situaciones de noches calurosas en tiempo seco, invernaderos con sistema de calefacción en los que se mantienen temperaturas altas con niveles de humedad relativa inferiores al 90% y en momentos en los que puede haber problemas de “Blossom End Rot” o “podredumbre apical”, los riegos nocturnos puede favorecer el transporte de calcio a nivel de floema.
Los niveles de drenaje en general podrán ser bajos, del orden del 10 al 25%, durante la fase de crecimiento y cuajado del cultivo hortícola, será máximo durante la fase de crecimiento de los frutos con niveles comprendidos entre 30 al 60% y se reduce durante el período de maduración, hasta valores del 25 al 30%.
Estos porcentajes de drenaje se pueden modificar también en función de las condiciones climáticas.
Lo expuesto nos sirve para un día soleado, con elevada evapotranspiración, las necesidades de riego se ven incrementadas con la misma luminosidad acompañado de vientos fuertes y secos y se reduce notablemente en días nublados en los que se deberá disminuir notablemente los niveles de drenaje, e incluso anular los riegos en días muy nublados y con bajas temperaturas.
Como se puede ver, la dotación y frecuencia de riego está totalmente ligado al porcentaje de que obtenemos. El drenaje debe ser bajo a primera y última hora del día, máximo en las drenaje horas centrales y con valores mínimos en días nublados. Como ejemplo exponemos en un cuadro, cómo podría evolucionar el manejo del drenaje en un cultivo de tomate, en fase de crecimiento con los primeros 4 racimos cuajados, para un agua de mediana calidad, cuya solución nutritiva tiene una CE de 2.5 mS/cm, en un día soleado de principios de mayo en un invernadero ubicado en Valencia:
En la tabla exponemos una situación ideal en la que hemos obtenido un drenaje del 25% durante el día, siendo máximo en las horas centrales y con valores bajos al principio y final del día.
Hemos aplicado un total de 13 riegos, que aportan 2.210 cm3 por cada planta, de los cuales 1640 cm3 los ha consumido la planta y 566 cm3 han sido drenaje. Cuarto período, que corresponde a la noche, la planta disminuye notablemente su actividad con evapotranspiración muy baja, en este período generalmente no se riega, reduciéndose el nivel de humedad en el sistema radicular y permitiendo así su oxigenación. El riego nocturno se justifica en situaciones de noches calurosas en tiempo seco, invernaderos con sistema de calefacción en los que se mantienen temperaturas altas con niveles de humedad relativa inferiores al 90% y en momentos en los que puede haber problemas de “Blossom End Rot” o “podredumbre apical”, los riegos nocturnos puede favorecer el transporte de calcio a nivel de floema.
Los niveles de drenaje en general podrán ser bajos, del orden del 10 al 25%, durante la fase de crecimiento y cuajado del cultivo hortícola, será máximo durante la fase de crecimiento de los frutos con niveles comprendidos entre 30 al 60% y se reduce durante el período de maduración, hasta valores del 25 al 30%.
Estos porcentajes de drenaje se pueden modificar también en función de las condiciones climáticas.
Lo expuesto nos sirve para un día soleado, con elevada evapotranspiración, las necesidades de riego se ven incrementadas con la misma luminosidad acompañado de vientos fuertes y secos y se reduce notablemente en días nublados en los que se deberá disminuir notablemente los niveles de drenaje, e incluso anular los riegos en días muy nublados y con bajas temperaturas.
Como se puede ver, la dotación y frecuencia de riego está totalmente ligado al porcentaje de drenaje que obtenemos. El drenaje debe ser bajo a primera y última hora del día, máximo en las horas centrales y con valores mínimos en días nublados. Como ejemplo exponemos en un cuadro, cómo podría evolucionar el manejo del drenaje en un cultivo de tomate, en fase de crecimiento con los primeros 4 racimos cuajados, para un agua de mediana calidad, cuya solución nutritiva tiene una CE de 2.5 mS/cm, en un día soleado de principios de mayo en un invernadero ubicado en Valencia:
En la tabla exponemos una situación ideal en la que hemos obtenido un drenaje del 25% durante el día, siendo máximo en las horas centrales y con valores bajos al principio y final del día.
Hemos aplicado un total de 13 riegos, que aportan 2.210 cm3 por cada planta, de los cuales 1640
cm3 los ha consumido la planta y 566 cm3 han sido drenaje.
Fuente: Cultivo sin Suelo de Hortalizas
Aspectos Prácticos y Experiencias
Carlos Baixauli Soria

José M. Aguilar Olivert

El cultivo del peral Variedad "Canela”

El cultivo del peral Variedad "Canela” Muy poco difundida en los valles de la provincia de Caravelí. La planta tiene un porte...