Cultivo sin Suelo de Hortalizas


Cultivo sin Suelo de Hortalizas
Sistemas que Permiten Preparar la Solución Nutritiva
Sistema balsa
Para el sistema balsa deberemos construir un depósito a propósito, con una capacidad adecuada.
En la misma se prepara directamente la solución nutritiva en la que quedará determinada la
CE y el pH, por medio de la adición de los abonos y ácidos siguiendo las instrucciones indicadas en el epígrafe de preparación de las soluciones. La balsa ha de ser lo suficientemente grande que nos permita una mezcla para varios días, por ejemplo, para una hectárea de invernadero necesitaremos una balsa de unos 100.000 litros, debiendo reponerla cada dos días en períodos de máxima demanda. La balsa debe de estar totalmente cerrada para evitar la entrada de luz. Instalaremos cualquier sistema que permita un fácil aforado, para saber exactamente el agua que tenemos y la que añadimos y así poder hacer los cálculos de abono a incorporar. Normalmente no requieren de sistemas de agitación, siempre que los abonos los incorporemos disueltos y aprovechando el llenado de la balsa.
Este sistema presenta como inconveniente que requiere de la construcción de la balsa. En aquellos casos en los que tengamos agua a presión en la red hemos de volver a bombear el agua y la preparación se ha de realizar con mucha frecuencia en los períodos de máximo consumo de agua.
Como principal ventaja tiene que la solución preparada es constante, así como la CE y el pH. El valor de pH, transcurridas unas horas de la preparación puede variar unas décimas al alza, que puede ser corregida con la adición de un poco de ácido. El mantenimiento es mínimo. El sistema es muy sencillo y queda completo con un pequeño programador de riego, que sea capaz de distribuir los riegos en función de las necesidades del cultivo.
6•3•2 Inyección proporcional
La inyección de abono se efectúa directamente en la red de riego por medio de inyectores proporcionales.
La instalación mínima estará dotada de dos inyectores proporcionales, que tomarán el abono de los depósitos de solución madre.
El sistema es también muy sencillo y fácil de manejar. El ajuste de CE y pH es también exacto.
En algunos casos en los que el precio de estos inyectores depende del caudal de inyección de abono, se puede concentrar ligeramente la solución madre y sectorizar el riego del invernadero. La mayor parte de estos inyectores no requieren de energía eléctrica para su funcionamiento y en aquellas explotaciones en donde el agua les llega con presión, puede ser el sistema ideal, sin necesidad de electrificar la instalación, trabajando con un programador de pilas o con batería.
Como inconveniente presenta que los sectores de riego han de funcionar siempre con el mismo volumen.
6•3•3 Sistemas de inyección automático con control del pH y de CE
Estos sistemas son los que emplean la mayor parte de los actuales ordenadores de riego, denominados en algunas zonas “máquina de riego”. El sistema inyecta los nutrientes y el ácido de los depósitos de solución madre, homogeneiza la solución y se produce la lectura de conductividad eléctrica y pH de la solución nutritiva. Utiliza inyectores eléctricos y/o venturis con electroválvulas para su apertura y cierre.
En el mercado podemos encontrar una gran cantidad de marcas y modelos que se ajustan a las necesidades concretas de la explotación y así tenemos:
6•3•3•1 Inyección directa en la tubería de riego
Las sondas que miden el pH y la conductividad eléctrica se instalan en la tubería de riego, después de la inyección de abono y ácido y después de un homogeneizador. La lectura de estos parámetros modifica la inyección de abono y ácido hasta ajustar el valor requerido.
Fuente: Cultivo sin Suelo de Hortalizas
S è r i e D i v u l g a c i ó n  T è c n i c a
Aspectos Prácticos y Experiencias
Carlos Baixauli Soria
José M. Aguilar Olivert


Entradas populares de este blog

CULTIVOS HIDROPONICOS BOLSAS PLÁSTICAS LARGAS

Enfermedades en el cultivo de la Pitahaya