Enfermedades causadas por bacterias Mancha bacterial, xanthomonas Xanthomonas vesicatoria

Resultado de imagen para Enfermedades causadas por bacterias Mancha bacteriana, xanthomonas Xanthomonas vesicatoria   Resultado de imagen para Enfermedades causadas por bacterias Mancha bacteriana, xanthomonas Xanthomonas vesicatoria

Manejo integrado de enfermedades

Enfermedades causadas por bacterias
Mancha bacterial, xanthomonas
Xanthomonas vesicatoria
La enfermedad es frecuente en zonas de clima medio y frío donde prevalecen condiciones de humedad relativa alta y temperaturas entre 17º y 24º C. El patógeno se transmite en las semillas de tomate y sobrevive en restos de cultivo hasta por seis meses y en algunas malezas.
La mancha bacterial del tomate es una enfermedad que se puede presentar desde la etapa de semillero. En plántulas en semilleros, el patógeno induce manchas negras y húmedas en hojas.
La enfermedad se inicia en hojas bajeras de la planta en forma de manchas o lesiones de color negro, con bordes irregulares que por el envés presentan apariencia húmeda
. La bacteria produce lesiones negras en las flores, los pedúnculos que sostienen los frutos y el tallo . En los frutos verdes y maduros la lesión puede localizarse en la región adyacente al pedúnculo y es redonda, de color negro a marrón oscuro, y se rodea de un leve halo clorótico.
Dado que la bacteria se transmite por la semilla, se debe usar semilla de buena calidad para evitar el establecimiento de la mancha bacterial desde los semilleros. La selección de plántulas libres de la enfermedad, en el momento del trasplante, es importante para evitar epidemias desde los primeros estados de desarrollo del cultivo.
Amplias distancias de siembra y suelos bien drenados disminuyen la severidad de la mancha bacterial.
Si la enfermedad se presenta en campo en los primeros estados de desarrollo, se debe realizar una poda de tallos y hojas afectadas para proceder a retirar y eliminar el tejido enfermo hacia lugares alejados del cultivo.
Durante el cultivo se debe tener un adecuado control de malezas, ya que algunas son hospederas de la bacteria. Una vez finalizado el cultivo que ha sufrido ataques por la mancha bacterial, se deben retirar y eliminar los residuos de cosecha y realizar una rotación de, por los menos, de 1 a 2 años con cultivos no susceptibles al patógeno.
El control químico se basa en la aplicación de productos bactericidas.


Fuente: Manejo integrado de enfermedades
a-13774s05.pdf

Entradas populares de este blog

CULTIVOS HIDROPONICOS BOLSAS PLÁSTICAS LARGAS

Enfermedades en el cultivo de la Pitahaya