Frutales tropicales potenciales para el piedemonte llanero Araza La planta y su cultivo

Resultado de imagen para araza arbol

Frutales tropicales potenciales para el piedemonte llanero
Araza La planta y su cultivo
Métodos de propagación
La propagación se realiza por semilla, la cual es abundante en la mayoría de los frutos.
Las semillas tienen su máximo poder germinativo a los diez días de extraídas de los frutos, pero éste disminuye a los 20 días. Tienen mayor poder germinativo cuando son extraídas de los frutos completamente maduros y deben provenir de plantas con alta productividad y de frutos sanos (1). Cuando un fruto se destina a la propagación, una vez cosechado puede guardarse hasta cinco días al medio ambiente, sin que la semilla pierda su poder germinativo. (3)
El poder germinativo se mantiene en 80% hasta 60 días, cuando las semillas reciben un tratamiento pregerminativo consistente en remojar la semilla por 10 días (3).
El almacenamiento a temperatura menor de 15°C disminuye la capacidad de germinación (1).
La germinación se produce entre los 30 y 105 días con semillas escarificadas por remoción del tegumento de la semilla, debido a que este es bastante fuerte y el secado lo torna resistente a su ruptura por el embrión (1, 6). En forma natural pueden tardarse entre 2 a 4 meses en inciarse y entre 6 a 8 meses en completarse. Cuando las semillas se guardan en polvo de carbón vegetal húmedo, empiezan a germinar en unas semanas.
El crecimiento inicial es lento, incluso en un buen sustrato. (2)
Se obtiene 95% de germinación cuando ésta se efectúa en camas de aserrín de madera blanca o se puede utilizar sustrato con mezclas proporcionales de arena gruesa, tierra y aserrín de madera blanca. Las camas se mantienen bajo sombra completa (1).
Las semillas se siembran a 2 x 2 cm cubiertas a ras, ya que si se cubren se demora la germinación (6). También se pueden germinar las semillas en bolsas plásticas. (1)
Cuando las plántulas tienen 10 cm o un número de 6 a 10 hojas (la raíz también alcanza de 7 a 10 cm), son situadas en bolsas que contienen 2 Kg de tierra mezclada con 10 a 15 g de estiércol o en semilleros de 1.2 m de ancho por 10 m de largo. Por su parte, las semillas germinadas en bolsas de plástico deben ser transplantadas a bolsa de vivero cuando la plántula tenga un centímetro.
En el vivero las plantas se manejan de acuerdo a las prácticas normales en fruticultura, permaneciendo hasta los nueve meses, cuando ya pueden ser transplantadas a campo definitivo. En caso de hacerse vivero en semilleros, éste debe estar muy cerca del sitio donde se instalará la plantación; para lograr un mejor prendimienton en el trasplante debe efectuarse con tierra alrededor de la planta (1). La planta demora 12 meses en alcanzar una altura entre 25 y 45 cm (en bolsas de polietileno), y en ese momento puede llevarse al campo. Una vez trasplantadas se deben conservar bajo la sombra e ir reduciendo gradualmente ésta de manera tal, que en el momento de llevarlas a sitio definitivo estén adaptadas a una exposición solar plena. (3)
Dada la alta precocidad del Arazá para iniciar la producción, su propagación por injerto no significa una ganancia en tiempo para el inicio de producción, como sí lo es en otros frutales. Por ejemplo, el injerto por el método de púa terminal utilizando el mismo Arazá como porta injerto, permite obtener plantas que inician producción 8 a 12 meses después del transplante, lo cual no es muy diferente a los 11 a 12 meses requeridos por una planta franca. Sin embargo, el injerto será de mucha utilidad para la propagación clonal de los ecotipos seleccionados por su alta productividad. (1)
Prácticas culturales y de producción
El trasplante debe efectuarse cuando las lluvias estén bien definidas, para asegurar continuidad en la provisión de agua; la distancia de siembra puede ser de 3 m por 3 m, y al cabo de ocho a diez años más, eliminar una fila y dejar una plantación a 6 m por 3 m y luego de algunos años eliminar una planta alternadamente y dejar distancias de 6 x 6 m. (1)
Se recomienda que las plantas tengan una poda de formación en vivero. En el campo definitivo las plantas deberían recibir una poda adicional, buscando de tres a cuatro ramas gruesas. Así mismo, deben recibir las podas anuales de limpieza propias de todo árbol frutal (1). El objetivo de las podas es mantener el porte bajo de la planta, principalmente si el distanciamiento es corto, además de constituir una medida sanitaria, se utiliza para formar la copa eliminando ramas del tronco o tallo hasta una altura de 50 - 80 cm, después de dos años de plantado. También se puede utilizar la práctica de poda renovadora, cuando las condiciones fisiológicas de los árboles lo requieran. (3)
El uso de coberturas verdes debe considerarse cuidadosamente, porque si bien es una práctica agronómica recomendable, algunas coberturas como el desmodium y el centrosema sirven para que se oculten plagas como los picudos que pueden defoliar totalmente el Arazá. (1)
Existe una buena respuesta al nitrógeno y al fósforo cuando el Arazá es cultivado en suelos ácidos de baja fertilidad, pero deben evitarse las condiciones de mal drenaje que retarden el crecimiento de la planta. (1). Parece que el potasio es un elemento importante para el Arazá (2). En Brasil se recomienda el uso de fertilizantes a partir del tercer año de edad del cultivo, especialmente en lo referente a los fosfatados. (4)
Se recomienda la fertilización orgánica durante los dos primeros años, a razón de 10 kg/pl./año (distribuido en tres fracciones) y a partir del tercer año un suplemento mineral que responda a sus necesidades locales (3). Al momento del trasplante se debe aplicar 1 Kg de estiércol por planta y mezclarse con el suelo extraído del hueco. (9)
El control de malezas se basa en el plateo y roza, cuidando al tronco y raíces de posibles daños, los residuos de estas labores se utilizan como cobertura muerta alrededor del árbol para evitar la rápida reaparición de malezas y pérdida de humedad entre otros (3). A partir del primer año las deshierbas pueden espaciarse hasta 2 y 3 meses. (6)
Durante el primer año el Arazá puede asociarse con otros cultivos anuales (yuca, caupi), y en algunos casos se puede repetir en el segundo año. La asociación con otros cultivos permanentes sólo se recomienda cuando se piense en el Arazá como cultivo transitorio, para dejar la otra especie como la plantación permanente, utilizando la ventaja del rápido desarrollo y precocidad en producir frutos que tiene el Arazá. (1). Dentro de los sistemas de producción reportados, se ha incluído en los siguientes arreglos:
• Arazá - Caucho - Uva caimarona - Chontaduro - Erithrina fusca.
• Arazá - Plátano - Carambolo - Chontaduro - Caucho - Codariocalyx.
• Arazá - Codariocalyx - Plátano - Teca - Copoazú.
Puesto que en estos sistemas, no interesa la maximización de un componente en particular, sino la optimización del agroecosistema como un todo, el establecimiento del cultivo del Arazá, es más recomendable hacerlo mediante el sistema de huertos frutícolas, cultivos asociados, o policultivos, intercalándolo con especies de ciclo largo; Por ejemplo, maderables, leguminosas arbóreas o caucho, chontaduro, herbáceas, etc., y especies de ciclo corto (lulo amazónico, yuca, plátano) con prácticas
de rotación. (3)
Lo anterior debido a que el bosque tropical genera una biomasa equivalente al 10.300 kg/ha/año, mientras que el cultivo de Arazá a una distancia de 3 x 3 m produce una biomasa equivalente a 5.157 kg/ha/año (sin contar los frutos cosechados) con un déficit del 50%. En consecuencia se debe asociar con otras plantas de ciclo corto para alcanzar un desarrollo más adecuado. (6)
Cada planta produce entre 20 y 35 Kg al año. El rendimiento de fruta fresca en plantas sembradas a 3 x 3 m es de 2.5; 9.1; 21.5 y 40.6 t/ha en el año segundo, tercero, cuarto, quinto y sexto después del transplante respectivamente. Este rendimiento debe aumentar hasta el año duodécimo, en el cual el Arazá alcanzará su máximo desarrollo. (1)
Para instalar una hectárea de Arazá en un terreno desmontado de la selva en el Perú se requieren los siguientes jornales/ha/año. Tabla 14.
Limpieza 40 - 50
Ahoyado 25 - 30
Deshierbas 70 - 80
Labores agronómicas 20 - 30
Cosechas 100 - 150
Fuente: Frutales tropicales potenciales para el piedemonte llanero
Javier Orlando Orduz R.1
Jorge Alberto Rangel M.2
1 I.A. M.Sc. Investigador Programa Regional Agrícola, Plan Regional Frutales. Corpoica Regional 8, Centro de
Investigación La Libertad. Villavicencio, Meta, Colombia. corpoica@etell.net.co.
2 I.A. Particular, contratado por el Proyecto de Frutales Promisorios, Corpoica - Pronatta.

Entradas populares de este blog

CULTIVOS HIDROPONICOS BOLSAS PLÁSTICAS LARGAS

Cultivo sin Suelo de Hortalizas Conductividad Eléctrica