Manual del Huerto Urbano Las cebollas y la col


Manual del Huerto Urbano
Las cebollas y la col se pueden transplantar más temprano. Cada semana o
quince días podríamos añadir más siembras de rábano y una lechuga más
para tener una producción escalonada.
El mes de abril, cuando las temperaturas ya son más cálidas podemos añadir
algunas de las hortalizas de verano. Una tomatera en medio de la acelga y la
col y una planta de pepinos al lado de la col.
Durante todos estos meses podemos añadir lechugas y rábanos para ir teniendo
cosecha escalonada.
A finales de primavera o principio de verano podemos plantar un par de judías
al lado de la acelga.
a. La siembra
Sembrar es el primer paso importante de nuestro huerto. Existen dos formas
básicas de siembra: sembrar directa al huerto o sembrar en contenedores
pequeños para después trasplantarlos al huerto (plantel).
Hay hortalizas como el rábano, la zanahoria o el nabo que no se pueden
trasplantar y obligatoriamente se deben de sembrar.
Otras hortalizas como la lechuga, la cebolla o el tomate, aunque se pueden
sembrar directamente, es aconsejable transplantar el plantón que podemos
comprar en alguna tienda agrícola.
Sembrar el plantel no es sencillo. Se debe vigilar muy bien que haya una
humedad constante pero no excesiva y una buena temperatura para favorecer
la germinación. Cerca de una ventana soleada, en el interior de una casa es
un buen lugar para hacer nuestro plantel.
Como contenedor para nuestro plantel podemos reutilizar envases de yogur
con un agujero en la parte inferior para que el agua drene.
Una de las dudas que nos surge cuando hacemos las primeras siembras es a
que profundidad se debe poner la semilla. Una norma que funciona bastante
bien es que la profundidad de la siembra debe tener relación con el tamaño
de la semilla. Normalmente la siembra a una profundidad entre una y tres
veces el diámetro de la semilla.
b. El transplante
Las hortalizas que se pueden transplantar su plantel, que podemos encontrar
en algunas tiendas agrícolas, son por ejemplo: la lechuga, la col, el tomate,
la escarola y la acelga. Durante el transplante se debe tener mucha cuidado
de no estropear las raíces de la planta y hacer un agujero lo suficientemente grande .Después se debe presionar ligeramente el sustrato alrededor de la
planta transplantada. También es aconsejable regar con una regadora el
plantel acabado de transplantar.
Las hortalizas que se transplantan también se pueden hacer directamente de
semilla pero duración del cultivo es más largo.
c. Como regar
El riego es posiblemente la clave más importante para el éxito de nuestro
huerto. Como las plantas tienen poca profundidad de sustrato el agua se
agota con facilidad.
Gracias al sistema de riego por goteo y al programador de riego podemos
regar con precisión. Primeramente se debe ajustar la cantidad de agua del
riego. Esto se hace programando el tiempo que dura el riego. También se
puede cerrar un poco el grifo para conseguir menos cantidad de agua.
Sabremos que el riego ha finalizado cuando comience a salir agua por
debajo de la mesa. Normalmente será necesario sólo unos 30 segundos
de riego.
Cada cuando se debe regar? Esto depende de la época del año y de la
cantidad de plantas que hay en el huerto. Al principio deberá observarse el
sustrato para saber si está muy seco o todavía está húmedo. Si observamos
que las plantas se marchitan quiere decir que hemos esperado demasiado y
ya deberíamos de haber regado. Seguramente no se morirán por falta de agua
pero no crecerán tanto y, por lo tanto, la cosecha será menor. En pleno verano
y con el huerto en pleno funcionamiento puede ser necesario regar dos o tres
veces al día.
Fuente: Manual del Huerto Urbano
HORTURBÀ
info@horturba.com
www.horturba.com

Entradas populares de este blog

CULTIVOS HIDROPONICOS BOLSAS PLÁSTICAS LARGAS