Cultivos Hidroponicos: Malla contra insectos:


Malla contra insectos:
Hay dos tipos de mallas en el mercado:
La llamada malla “anti virus” que es de material plástico, muy resistente que
impide la entrada de mosca blanca y de otros insectos. Su inconveniente principal
es el alto costo inicial (US$4.80/m2), aunque es un material que se amortiza muy
bien por su larga duración en adecuadas condiciones de manejo (más de 10
cosechas). Se recomienda para los cultivadores que ya han comprobado, con
cubiertas hechas con materiales de más bajo costo, que la producción de cultivos mediante este sistema es altamente productivo y rentable.
Otra malla que está disponible en el mercado agrícola es el agronet o agribón o
tela no tejida (TNT o malla anti áfida), también llamada en algunos países malla
anti áfida. Esta es hecha con un material más delicado, que exige manejo muy cuidadoso porque se rompe con facilidad. De este material ya hay dos calidades
en el mercado agrícola especializado, uno que es de fibra
orgánica que se descompone con la humedad e impactos leves, pero su costo
inicial es muy bajo (US$0.33/m2) y con un cuidadoso manejo da la protección
que se requiere para una y hasta para dos cosechas.
También se ofrece en el mercado otro material de idéntica apariencia pero que
tiene una adición de fibra sintética que le da mayor resistencia y por lo tanto
mayor duración. Se conoce como Termagro, es un material un poco más costoso
por metro cuadrado que el anterior (US$0.48), pero su duración compensa y
justifica la mayor inversión.
Alambre para amarre:
Debe usarse alambre calibre 14 ó 16 para amarrar las uniones entre las varas de
bambú que conforman la estructura. También se ha utilizado con buenos
resultados bandas (tiras de 5 cms. de ancho) de neumático de llantas de vehículos.
Con ellas se logran uniones muy fuertes y durables a bajo costo.
Puntillas:
Se requieren para reforzar algunas uniones entre varas de bambú y
especialmente si se usa madera redonda o aserrada. También se usan grapas o
clavos pequeños de cabeza ancha y plana (chinches de tapicería) para fijar el
plástico a los postes y a los bajantes. Después de colocar estas grapas o los
clavitos, se debe colocar un protector de tiras largas y delgadas de madera o de neumático para que el viento no rompa el plástico en los puntos donde se fijo.
Como reemplazo de las puntillas y del alambre para fijar uniones de varas o
trozos de madera se pueden utilizar, con mucha eficiencia, trozos de varilla
metálica de . de pulgada que se introduce por perforaciones hechas con trepano (taladro, trepano o berbiqui) y doblando los extremos de la varilla
a la entrada y a la salida de cada una de las unidades fijadas, teniendo la
precaución de que las puntas no queden dirigidas hacia el plástico.
Fuente: César H. Marulanda Tabares
Experto en Hidroponía Familiar
Consultor PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

Entradas populares de este blog

CULTIVOS HIDROPONICOS BOLSAS PLÁSTICAS LARGAS