Cultivo del tomate en invernaderos


Cultivo del tomate en invernaderos
Los cultivadores serios no deberían usar las variedades de campo como Celebrity, Better Boy, Travellers, etc., en los invernaderos, de todas maneras estas son buenas para la huerta.
Usted puede comprar semillas por cantidades; con bajos precios por unidad si compra muchas y de precios más altos si compra pocas. Las semillas de tomates son muy pequeñas; la quinta parte de una onza contiene alrededor de 1.200 semillas. Si usted tiene un invernadero de dos diviciones (4.500 pies cuadrados), con alrededor de 550 plantas en cada lado, esto es suficiente. Siempre plante algunas semillas de más (10 - 20 porciento) ya que la germinación no será del 100 por ciento. Esto también le da la oportunidad de eliminar los plantines que no logran los estándares de alta calidad. Almacene semillas extra en recipientes cerrados o en bolsas de plástico cerradas herméticamente en el congelador.
Crecimiento en medios de cultivo
Existen muchos tipos de medios de cultivos para los suelos de los invernaderos de tomates. Estos sistemas incluyen NFT (técnica del film del nutriente), conductos de PVC, arena, cultivo en el suelo, en cubetas o canal, lana de roca, y varios tipos de agregados o substratos para el suelo. Este último grupo incluye la turba musgosa y las mezclas de turba y perlita, perlita, agregados de roca y lana, lana de vidrio, corteza de pino, y muchos otros. La mayoría de los invernaderos grandes en los Estados Unidos usan lana de roca. Este material inerte, altamente poroso está hecho de roca volcánica y piedra caliza, derretidas a 292 ºF y centrifugados para obtener fibras.
En Mississippi, la corteza de pino es el agregado más usado debido a su propiedades, disponibilidad y bajo costo.
Para los productores que usan corteza de pino, se recomienda que la corteza sea una mezcla fina. Las partículas finas son partículas menores de 3⁄8 de pulgada de diámetro. La corteza de pino debe estar transformada en abono así no daña las raíces de las plantas de tomates transplantadas por la alta temperatura, y para que no haya agotamiento de nitrógeno causado por el proceso de descomposición.
Si usted no puede determinar la edad de la corteza, compre la que tiene por lo menos tres meses antes de ser usada; esto le d  tiempo a que se descomponga en su sitio.
El volumen de partículas del medio o agregados recomendado es 1⁄2 pie cúbico por planta. Con la corteza de pino, esto es fácil de lograr usando bolsas de 2 pies cúbicos y transplantando tres a cuatro plantas por bolsa. Usted puede comprar estas bolsas de polietileno perforadas, llenas de corteza de los revendedores de Mississippi (vea la lista al final de esta publicación). Alternativamente, se pueden cultivar dos plantas por bolsa o balde de 71⁄2 galones, o una planta en un recipiente de 3 a 4 galones (1 pie cúbico es igual a 71⁄2 galones).
Fechas de plantación
Existen principalmente dos sistemas de cultivos en el caso de la producción de tomates en invernaderos: dos cultivos por año y un cultivo por año. Con el sistema de plantación una vez por año, prepare las plantas a mediados de septiembre o después y cultívelas hasta mediados o fines de junio. Para Mississippi, el sistema de dos cultivos por año, se prefiere un cultivo de primavera y uno de otoño. Esto se debe a que las plantas que continúan en pie durante el invierno, son más propensas a contraer enfermedades como Botrytis (moho gris) y Cladosporium ( moho de la hoja), lo cual hace que el invernadero tenga condiciones húmedas durante diciembre, enero, y febrero. Las plantas que se han cultivado por varios meses tienen un crecimiento denso en el invierno, reduciendo el movimiento del aire y agravando los problemas causados por la humedad. Estas condiciones son favorables para el desarrollo de enfermedades. También, las plantas que se han cultivado desde septiembre no tienen el mismo vigor que las que son transplantadas en enero.
Alternativamente, un cultivo más corto puede ser producido durante la primavera o a través de la última parte del invierno y primavera. Las condiciones de mercado deberían determinar la estación de producción.
Julio y agosto son demasiado calientes para producir tomates de invernadero en la zona sur central.
Las frutas del verano están llenas de hendiduras, rajaduras, manchas rojas, y en general baja calidad y rendimiento. Aún más, los precios en el mercado son bajos debido a la producción de los tomates de campo.
Para el sistema de dos cultivos por año, siembre el cutlivo de otoño en bandejas, después de mediados de julio con una semilla por alvéolo o compartimento. Si usted siembra más temprano, los plantines estarán sometidos a las temperaturas altas del verano y tendrán una etapa de crecimiento pobre. Permita que las plantas crezcan por 41⁄2 a 5 semanas. Transplante en bolsitas, baldes o lana rocosa a mediados de agosto. La primera cosecha será a fines de octubre o comienzos de noviembre.
Siembre el cultivo de primavera al final de noviembre, transplantándolo inmediatamente después del primero de enero, cuando los plantines tienen alrededor de 6 semanas. Esto significa que usted tendrá plantines jóvenes y al mismo tiempo plantas maduras. Es preferible tener un lugar de propagación separado para los nuevos plantines. Si los plantines son cultivados en el mismo invernadero con las plantas maduras, es muy probable que insectos (mosca blanca, gusanos minadores, etc.) y enfermedades contaminarán el nuevo cultivo. La primera cosecha debe ser en marzo. El cultivo de primavera se puede desarrollar hasta fines de junio, o hasta que la temperatura es muy extrema para obtener una producción de calidad (vea la sección Enfriamiento del invernadero).
Corte la parte superior de las plantas 6 semanas antes del día programado para cosechar. Esta fecha puede ser al final de diciembre para el caso de un cultivo de otoño y a mediados o fines de junio para un cultivo de primavera. Cuando realice los cortes, elimine las puntas a partir de la altura donde encuentre frutos del tamaño bolita y más arriba. Dicha fruta no tendrá tiempo de madurar antes del tiempo de cosecha. Deje una a dos hojas por encima del ramillete más alto. Esto ayudará a sombrear la fruta y prevenir de rajaduras por el sol.
Fuente: Cultivo del tomate en invernaderos
La dirección del autor es Truck Crops Branch Experiment Station, P.O. Box 231, Crystal Springs, MS 39059; teléfono (601)

892-3731, fax (601) 892-2056. El e-mail del Dr Richard Snyder es ricks@ext.msstate.edu

Entradas populares de este blog

CULTIVOS HIDROPONICOS BOLSAS PLÁSTICAS LARGAS