Cultivo de la papaya 4.3. PROPAGACIÓN


  

Cultivo de la papaya

4.3. PROPAGACIÓN
4.3.1. Propagación Vegetativa.
Se realiza mediante esquejes obtenidos de las ramificaciones del arbolito de forma
artificial ya que el papayo no se ramifica hasta cuando tienen tres o cuatros años. Los
árboles viejos sufrirán la operación de desmoche o eliminación de la cabeza o cogollo
del árbol, provocando así la producción de ramas o cogollos laterales.
Los esquejes serán los brotes de 25-30 cm que se cortan y se cauterizan con agua
caliente a unos 50 ºC. Estos esquejes se plantan en macetas que se colocan en lugares
protegidos de los rayos solares y con humedad hasta la emisión de raíces.
Este método de propagación es muy laborioso y costoso ya que implica el
mantenimiento de plantaciones de más de tres años para la obtención de plantas madre.
4.3.2. Propagación por semilla.
Es la forma más económica y fácil de propagar el papayo. Se obtendrán distintos
resultados, según se empleen semillas procedentes de árboles femeninos fecundados con
papayos masculinos o semillas procedentes de árboles femeninos y hermafroditas.
El poder germinativo de las semillas del papayo suele ser corto, por lo que se hará una
siembra lo más cerca posible a la época de recolección. Esta siembra puede ser directa
sobre el terreno o previa en semillero. La siembra en semillero se hará empleando
macetas de turba y plástico negro de 10 cm de diámetro y 15 cm de profundidad.
La tierra del semillero deberá mantenerse húmeda, cuando las plantitas tengan unos 10-
15 cm (unos dos meses después de la siembra) de altura se trasplantarán al terreno de
cultivo.
4.4. RECOLECCIÓN
La fructificación de la papaya se produce a los 10-12 meses después del trasplante,
excepto en variedades como Betty que puede florecer a los dos o tres meses de ser
plantada. Se aconseja realizar aclareos de flores y frutos, eliminados los más
defectuosos, distribuyendo los frutos de forma que no se dañen entre sí.
Anualmente un papayo produce unos cincuenta frutos, de los que se deben dejar para
cosechar en plena madurez unos veinte y coger los restantes aún verdes.
El estado de recolección se alcanza cuando los frutos empiezan a ablandarse y a perder
el color verde del ápice. la madurez se alcanzará a los 4 o 5 días de la recolección y los
frutos tomarán un color amarillo. Algunas variedades como Betty no cambian de color.
Debido a su piel delgada, se trata de frutos muy delicados por lo que se magullan
fácilmente. Por ello se deben envolver individualmente y empacarse con acojinado por
todos los lados para su transporte y comercialización. Se deben mantener durante cortos
periodos de tiempo a 10-12 ºC. El peso del fruto maduro varía entre uno y tres kilos.
5. PLANTACIÓN
Los marcos de plantación son reales a una distancia de tres metros, en hoyos con una
profundidad de 80 cm y una anchura de 50 cm. Las plantas se colocarán de forma que el
cuello esté al nivel del suelo para que el tallo no se pudra.
6. RIEGO
Las necesidades medias de riego del papayo son de 2000 m3 anuales por hectárea
distribuidas en riegos poco abundantes cada quince días para que el suelo esté
continuamente húmedo.
Con el empleo de sistemas de riego localizado se obtiene un gran ahorro de agua,
proporcionando un bulbo húmedo óptimo para el desarrollo del papayo.
Resiste bien la sequía, aunque en regresión de la producción final
Fuente: Gobierno Departamental Autónomo de Santa Cruz
DIRECCION DE PRODUCTIVIDAD Y COMPETITIVIDAD

Entradas populares de este blog

CULTIVOS HIDROPONICOS BOLSAS PLÁSTICAS LARGAS