Barra de vídeo

Loading...

Cultivo sin Suelo de Hortalizas S è r i e D i v u l g a c i ó T è c n i c a Aspectos Prácticos y Experiencias


Cultivo sin Suelo de Hortalizas
S è r i e D i v u l g a c i ó T è c n i c a
Aspectos Prácticos y Experiencias
El gran despegue de los cultivos protegidos o forzados se produce en los años sesenta, con la difusión de los plásticos como material de cubierta en los invernaderos (Maroto, 1990). La aparición de nuevos plásticos para conducción de riego, el desarrollo de los riegos localizados, la incorporación de los programadores de riego, ordenadores para su manejo y el desarrollo de distintos sustratos inertes, ha permitido la implantación de los sistemas de cultivo sin suelo.
Este impulso se reactiva en los años 70 en países como Japón y algunos países de Europa, en este segundo caso influenciado claramente por la antigua P.A.C., que entre sus objetivos primordiales figura, el aumentar la productividad agraria para garantizar el abastecimiento alimentario.
El sistema de cultivo enarenado de Almería y Murcia se acerca bastante al sistema de cultivo sin suelo y se considera como el precursor de estos nuevos sistemas de cultivo hidropónico, que se desarrollan en España, iniciándose en Murcia por medio de cultivos en salchichas de arena (Martínez, P. F. 1996).
En España en 1980 la empresa Ariel instala en Almería una finca experimental con sistema NFT.
En 1983-84 se inician los primeros desarrollos con lana de roca. En 1985 se realizan trabajos conducentes al estudio de nuevos sustratos substitutivos de “lana de roca”, debido principalmente a su elevado precio, mediante el uso de arenas silíceas, calcáreas y turbas (Martínez, E. García, M. 1993). En la campaña 1985-86 había en España un total de unas 30 hectáreas cultivadas en sistemas de cultivo sin suelo.
El crecimiento de la superficie destinada a los cultivos sin suelo en la última década ha sido espectacular, pasando de 200 hectáreas cultivadas durante la campaña 1988-89 a las aproximadamente 3.600 hectáreas de cultivos sin suelo de hortalizas cultivadas en toda España durante la campaña 1999-2000. Dicho incremento está claramente influenciado por el desarrollo de la horticultura intensiva en los últimos 10 años tras la total adhesión de España como miembro de la Unión Europea y el incremento espectacular de las exportaciones de la mayor parte de los productos hortícolas,
duplicándose en la mayor parte de los casos y cuatriplicándose en productos como el tomate, las lechugas y los melones.
Este crecimiento está claramente relacionado con el de la superficie protegida. En España hemos pasado de 24.000 hectáreas en 1991 a 47.000 hectáreas de invernaderos en 1997, situándonos como el 2º país en importancia a nivel mundial detrás de Japón.
Fuente: Cultivo sin Suelo de Hortalizas
S è r i e D i v u l g a c i ón T è c n i c a
Carlos Baixauli Soria
José M. Aguilar Olivert
Aspectos Prácticos y Experiencias
Club FCB Mobile