Barra de vídeo

Loading...

Fruticultura


Fruticultura
REQUISITO DE CLIMA Y SUELOS
El clima y el suelo determinan, en primer lugar, la adaptación de frutales en
cada región. las diferentes plantas frutales tienen sus propias exigencias en
relación con el clima y el suelo.
SUELO
Cada frutal sus propias exigencias. Por ejemplo, el manzano no produce frutas
en zona tropical, por falta de frío, indispensable para el reposo del árbol. El
reposo es necesario para el desarrollo del botón floral. La piña y el plátano, por
su parte no se adaptan al clima frío.
La temperatura y sus variaciones.
La precipitación o cantidad de lluvia.
La luz, su intensidad y duración.
El aire, su contaminación y velocidad.
De acuerdo con la temperatura y sus variaciones, unos frutales son más exigentes
que otros. Por este motivo, se agrupan en:
Frutales que requieren una estación de frío.
Frutales que resisten heladas de corta duración.
Frutales que no resisten heladas o escarchas.
Los frutales tales como manzano, ciruelo, castaña, pera, requieren una estación
de frío para el reposo y desarrollo de los botones florales.
Los frutales tales como palta, cítricos, mango, papayo, uva, y guayaba resisten
una ligera heladas, o escarchas de corta duración.
Sin embargo los frutales, como la piña, plátano, chirimoya no resisten heladas
algunas, existe también variedades de frutales, por ejemplo, el durazno, que se
adaptan a climas fríos, medios y cálidos.
No obstante lo anterior, cada frutal tiene su propia temperatura optima; por
debajo o por encima de esta, disminuye la asimilación, la cual tiene influencia
en la dulzura del fruto.
Además la temperatura extrema que se presentan durante la floración y
fructificación puede causar daños y reducción de la producción. Especialmente,
la ocurrencia de granizadas es un factor limitante, ya que estas causan daños
físicos al romper hojas, flores y frutos.
El agua es otro factor que determina la factibilidad de los cultivos frutícolas.
Una alta humedad da como resultados:
Una difícil evado-transpiración. La plata suda y crece tierna y débil.
Una alta probabilidad de ocurrencia de enfermedades.
Una favorable condición para el trasplante.
Además de la humedad, el viento es un importante factor limitante para la
fruticultura.
Los vientos son dañinos para la mayoría de los frutales. En muchos casos, es
indispensable establecer cortinas rompevientos.
Asimismo, la cantidad de luz por día durante el año, o sea, la ocurrencia de
estaciones, y esto en combinación con periodo de temperaturas bajas y altas,
son indispensables para los frutales que requieren reposo.
La coloración del fruto depende de la luz que recibe. La luz solar directa causa
la coloración rojiza de la manzana, el durazno y el mango, mientras que los
frutos que están en la sombra se mantienen verdes.
Las plantas que reciben luz intensa requieren y soportan más calor. Las
plantas, en regiones con temperaturas elevadas en combinación con poca luz,
crecen raquíticas y débiles.
Si penetra insuficiente luz en los semilleros, los tallos crecen más rápidamente
que las hojas.
Se producen plántulas raquíticas.
Por esta razón se debe:
Sembrar ralo en los semilleros.
Plantar los árboles con suficiente espacio.
Podar aclarar.
Trasplantar a viveros.
Realizar deshierbes oportunos
Fuente: Gobierno departamental autónomo
Santa Cruz