Barra de vídeo

Loading...

Cultivos Hidroponicos


PLAGAS DE LOS CULTIVOS HIDROPÓNICOS
El desarrollo y producción de las plantas puede ser alterado por enemigos
externos que buscan aprovechar las buenas condiciones de desarrollo de
los cultivos hidropónicos en cualquiera de sus estados, desde los semilleros
hasta la edad adulta, para alimentarse o reproducirse, afectando con
su presencia tanto la cantidad como la calidad de la producción.
En el sistema de cultivo hidropónico familiar las plagas se controlan
empleando métodos no tradicionales que descartan el uso de insecticidas
químicos, ya que en las condiciones en que se desarrollan los cultivos
hidropónicos simplificados, podrían ser dañinos para las personas que los
aplican o para quienes consumen los productos fumigados con ellos.
Es importante aprender a reconocer los insectos que viven dentro de los
cultivos ya que no todos ellos son perjudiciales para las plantas y por el
contrario, algunos son benéficos porque se alimentan de los que sí son
plagas .
Es indispensable realizar una revisión diaria de la huerta durante 5 -10
minutos. En ella se detecta la presencia de insectos adultos, sus huevos,
gusanitos, o pulgones, cuando están en sus primeros días de desarrollo.
La revisión se debe hacer en las primeras horas de la mañana y en las
últimas de la tarde, ya que cuando el sol ha salido hace varias horas y la
temperatura está muy alta, los insectos no son localizables porque ellos
se esconden para protegerse de los excesos de luz y de calor.
La revisión diaria o día de por medio haciendo un recorrido por toda la
huerta, disminuye el número de insectos en ella por dos razones:
1. La eliminación constante que se hace de sus diferentes estados (huevos,
larvas, ninfas, pupas y adultos), lo que permite romper el ciclo normal de
reproducción de las plagas.
2. Porque al hacer visitas con revisión detallada de las plantas sobre todo
mirándolas por el envés de las hojas y en sus brotes más nuevos, las plagas
encontrarán un ambiente hostil y poco conveniente para su permanencia en
la huerta, por lo que buscarán otro lugar para habitar, alimentarse y
reproducirse.
Fuente: César H. Marulanda Tabares
Experto en Hidroponía Familiar
Consultor PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo