REPRODUCCIÓN Y USO DE LA STEVIA REBAUDIANA


MANUAL DE CULTIVO, REPRODUCCIÓN Y USO DE LA STEVIA
REBAUDIANA
Durante el verano, es necesario regar todos los días, pero en
primavera y otoño, esperar a regar a que la tierra no de sensación de
humedad en contacto con la mano.
Durante el invierno, al estar la planta parada, regar muy poco,
para evitar que se pudran las raíces, ya que de ellas han de volver a
brotar nuevas plantas durante la primavera.
5. Al cabo de dos meses de haber replicado o transplantado el brote sin
raíces a la maceta, transplantar por segunda vez al lugar definitivo, que
puede ser al aire libre, en el suelo de un jardín, huerto o campo de
cultivo, dentro de un invernadero o a una maceta bastante grande, para
facilitar el máximo crecimiento de la planta.
El invernadero permite avanzar la producción unas semanas en
primavera y retardar la decadencia en el otoño. En los meses más fuertes
del verano, el invernadero se puede sombrear un poco para evitar el
calor excesivo y simular el clima tropical del que es originaria la Stevia.
A pesar de todo, al aire libre se desarrolla muy bien.
6. Cuando se llega al final del otoño y notamos que la planta ya no tiene
ganas de crecer y se llena de flores, es el momento de recortarla,
dejándola a 10 cm de altura y aprovechando para secar las hojas que
aun quedan.
7. Para secar las hojas durante el verano de modo correcto, procurar que
no les de el sol directamente, con el fin de preservar todas las
propiedades medicinales. Las hojas de última hora, cuando se poda la
planta para pasar al invierno, es inevitable secar las al sol, aunque en
pequeñas cantidades, se pueden secar en el interior de la vivienda donde
habrá mejor temperatura.
OBSERVACIONES DE ABONO Y TRATAMIENTO
ABONO
Es una planta poco exigente. Con el adobo orgánico, no hay problema en
pasarse con la dosis, pero en el abono mineral o químico, vigilar no añadir en
exceso, porque la planta ser resiente mucho e incluso puede colapsarse y morir.
El abono mineral o químico, se ha de comenzar a aplicar a los dos meses del
transplantado, poco pero a menudo (cada 30 días). El abono mineral, tiene que
llevar más potasio que fósforo y nitrógeno, y estar enriquecido en
microelementos.
Con un buen abono orgánico, es suficiente una aplicación al año, al inicio de
la primavera, si la planta esta plantada en el suelo, o añadir un 20-30 % de turba
si esta en maceta.
Fuente: MANUAL DE CULTIVO, REPRODUCCIÓN Y USO DE LA STEVIA
REBAUDIANA
Josep Pàmies

Entradas populares de este blog

CULTIVOS HIDROPONICOS BOLSAS PLÁSTICAS LARGAS